A LA LUZ DE NUESTRA LÁMPARA (V) | Sagrada Familia de Urgell
6893
post-template-default,single,single-post,postid-6893,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,mob-menu-slideout-over

A LA LUZ DE NUESTRA LÁMPARA (V)

Reflexiones en tiempos de desierto:

VOLVERNOS MÁS HUMANOS, COMO ELLA LO FUE

 

Como integrante de esta gran familia janeriana vivo este momento principalmente en comunidad, y en comunión con otros… con la certeza que nos une la oración y el carisma de la Madre que siempre está adelantada a nuestros tiempos.

Pienso en su incansable búsqueda de humanidad, en su mirada siempre atenta a todos…sabiendo leer sus necesidades y acogiendo sin distinción. Pienso también en su paciencia, en su templanza y en su capacidad de espera que se fundamentaba en la enorme confianza que tenía…

Siento que esta situación tan particular nos invita a volvernos más humanos, a recuperar aquellos rasgos de humanidad que fuimos perdiendo paulatinamente, a volver a mirar “puertas para adentro”, a volver a valorar el real significado del contacto, a detenernos…a dejar de salir para volver a encontrarnos con nosotros mismos, con Él. Con ese Jesús que se hizo carne, que vivió todos nuestros sufrimientos y que nos salvó, Aquél que resucita y nos muestra una vez más que su amor todo lo da, todo lo puede…“sólo falta confianza y oración”…

El mensaje del Papa Francisco en su Encíclica Laudato Si’, nos comparte “el desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar. El Creador no nos abandona, nunca hizo marcha atrás en su proyecto de amor, no se arrepiente de habernos creado. La humanidad aún posee la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común(Francisco, 2015).

Rezo para que crezcamos en fortaleza, en solidaridad, en servicio… por volver a compartir un rico mate, un abrazo, respirar el mismo aire sin preocuparnos por hacerlo. Pido especialmente por los ancianos, los profesionales de la salud y todos aquellos que están hoy más expuestos.

Que el Señor nos conceda la gracia de construir un mundo mejor, más sano, más humano, de vivir estos tiempos como oportunidad para comenzar a hacerlo firmemente, de elegir, una vez más, la vida…por tu intercesión lo pedimos, Madre Ana María.

Paula Chumbita

Psicopedagoga del E. de Orientación

en el Instituto Ana María Janer

de Buenos Aires

 



Sagrada Familia de Urgell