ÁMBITO MISIÓN Y NUEVAS PRESENCIAS | Sagrada Familia de Urgell
22
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-22,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
“El instituto, fiel al Evangelio y a la invitación de la Iglesia, se abre en acción misionera para dar a conocer la Buena Nueva.” (Constituciones 69)

 

Nuestra acción misionera se concreta fundamentalmente, según el carisma congregacional, en obras de educación y asistencia, pero que, atendidas las circunstancias en las que se tienen de que desarrollar, exigen medios y actividades adecuadas.

El fin propio de la actividad misionera es la evangelización, aunque simultáneamente se realicen tareas de promoción humana, ya que es la propia persona la destinataria de ambas. No se puede proclamar el amor de Dios, padre de todos, sin promover la fraternidad, la libertad, la justicia y la paz. El amor se vuelve creíble si busca el crecimiento integral del hombre.

Líneas Generales de nuestra Acción Apostólica, N°58-59

NIEFANG – GUINEA ECUATORIAL

ANCÓN Y LA COIPA – PERÚ

Nuevas Presencias…

 

Las nuevas presencias evangelizadoras son una respuesta a los llamados de la Iglesia y a la fidelidad y dinamismo propio de nuestro carisma.  Expresan una renovada vitalidad evangélica en nuestra vida y misión, y concretan la opción preferencial por los pobres: vamos “por razón de caridad”.  (Cf C 7 y DG 4).

Concretan una presencia estable de las hermanas en algunas periferias geográficas y existenciales en las que, luego de un proceso de discernimiento realizado por el Gobierno y las comunidades, se ha podido dar una respuesta:

  • la misión de la comunidad de Bogotá en el barrio El Porvenir y Ciudad Bolívar y el proyecto de establecer una CASA DE MISERICORDIA.
  • una presencia estable, de parte de la comunidad de hermanas de la comunidad de Copiapó, en Estación Paipote, a partir de febrero de 2017: “CASA BELÉN”.
  • una experiencia en Barrio Vy’a renda (lugar de la alegría).
  • Un trabajo en red en la ciudad de Roma, donde la comunidad ofrece “hospitalidad y acogida” para responder y acompañar a distintas situaciones de vulnerabilidad.