"Compartir la Vida" en el centro penitenciario de Andorra | Sagrada Familia de Urgell
2352
post-template-default,single,single-post,postid-2352,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

“Compartir la Vida” en el centro penitenciario de Andorra

 

Como ya es tradición en estas fiestas de Navidad, el Arzobispo de Urgell y Copríncipe de Andorra, Mons. Joan-Enric Vives, visitó el Centro Penitenciario de “La Comella” del Principado de Andorra la tarde del día 19 de diciembre de 2018 y celebró la Navidad. Tuvo una breve reunión con el Director y Subdirector del Centro y luego presidió la Eucaristía y al final saludó personalmente cada uno de los internos. Profesores y alumnos de nuestros colegios “Mare Janer” de Santa Coloma y del colegio “San Ermengol” también estuvieron presentes.

La Celebración de la Eucaristía navideña contó con el acompañamiento musical de los alumnos de dichos colegios y con la presencia de varios profesores así como de nuestra hermana Tomasa Itoiz.

Mons. Vives en su homilía exhortó a los internos a vivir la misa de Navidad como un momento de alegría, de fe y de amor entre las personas, y sobre todo, un grito de alabanza a Dios. Los animó a que aquella misa fuera una manera de reanimar el fuego de su fe, que las personas llevan muy dentro, para que se renovara, pidiendo ayuda al soplo del Espíritu Santo. El Arzobispo proclamó que el nacimiento de Jesús hace que toda persona humana sea revestida de una gran dignidad que nada ni nadie, por más privado de libertad o errores que haya podido cometer en su vida, puede eliminar. Finalmente recordó a los internos que el amor de Dios lo puede todo; y les deseó que el Espíritu Santo sople esta Navidad y que su fuego nos ayude a tener confianza en Dios y en nosotros mismos, y nos abra al amor a sus familias y amigos, y a los demás internos.

Al final de la misa, cada interno recibió un lote-obsequio de Cáritas Andorrana y un comentario al Evangelio de cada día, y pudo saludar personalmente al Arzobispo y Copríncipe, momento que muchos aprovecharon para hacerle conocer sus inquietudes y su agradecimiento.

Posteriormente tuvo lugar una pequeña explicación didáctica para los jóvenes que habían acudido a la celebración eucarística, sobre el Centro y su organización interna.

VER MÁS FOTOS