EXPERIENCIAS DE MISIÓN | Sagrada Familia de Urgell
765
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-765,ajax_updown,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,mob-menu-slideout-over
CASAL SOLIDARIO "MARE JANER"

PRESENTACIÓN

Un casal de verano es un espacio al aire libre y de creatividad donde los niños pueden descubrir y desarrollar sus potencialidades. Conscientes de esta realidad, las Hermanas de la Sagrada Familia de Urgell –Colònies Mare Janer-, presentes en Cervera en dos comunidades, en la Residencia “Mare Janer” y en la Residencia “Sagrada Família”, con la ayuda de Cáritas Interparroquial Cervera y con más de 150 años de experiencia en el mundo educativo nos embarcamos en la aventura de organizar y realizar este casal totalmente gratuito.

 

OBJETIVOS GENERALES:

  • Divertirse y disfrutar del tiempo libre durante las vacaciones escolares.
  • Favorecer y potenciar la autonomía personal y el desarrollo integral de los niños.
  • Fomentar el espíritu de grupo y el trabajo en equipo.
  • Promover la cohesión social respetando la interculturalidad, haciendo uso de la lengua catalana en un marco multilingüe.
  • Conseguir los hábitos de convivencia, de orden y de higiene característicos de cada edad.
  • Desarrollar las habilidades motrices, manipulativas y sensoriales.
  • Descubrir y desarrollar las propias capacidades.
  • Potenciar actitudes positivas hacia los compañeros.
  • Tener conciencia de los valores universales, potenciando su vivencia.
  • Implicar a los niños en la conservación del medio natural y urbano, fomentando la ecología, el reciclaje, la reutilización de recursos y el respeto por el entorno y el medio ambiente.
  • Favorecer el aprendizaje de conocimientos a través de la experimentación.

Casal Solidario 2019 (castellano)

Casal Solidari 2019 (catalán)

"MISIÓN CARIDAD SIN FRONTERAS"

La Misión Caridad sin Fronteras surge del deseo de renovarnos siempre en la experiencia de encuentro con Jesucristo en la Iglesia, de compartirlo con otros y crecer en la fe como Laicos Janerianos:

  • Desde una clara conciencia de ser simplemente instrumentos del Señor.
  • Desde nuestro carisma, responder a las necesidades del tiempo que nos toca vivir.
  • Con la firme certeza de que Jesucristo es el fundamento de nuestras vidas y de nuestra comunión.
  • Con una pertenencia activa a la Iglesia y como apoyo a la Iglesia local, para que esa comunidad madure y se haga más fuerte en la fe.
  • Y con el deseo de responder a la voz del Papa Francisco, que nos llama e invita a ser una Iglesia en salida, más misionera, y de hacer vida las líneas pastorales de la congregación.

La primera experiencia de MCSF se llevó a cabo en Paipote, Copiapó (Chile) en los años 2013-2016. Al año siguiente, 2017, se iniciaron dos experiencias más de MCSF: en Las Piedras (Uruguay) y en El Porvenir, Bogotá (Colombia). Este año se han iniciado las misiones en Nsork (Guinea Ecuatorial), en Ciudad Bolívar, Bogotá (Colombia) y en Valle de Santiago (México).

A ejemplo de Madre Ana María, mujer sencilla y misionera, sigamos en camino.

COMPARTIMOS EL NUEVO LOGO DE LA MCSF

Con gran alegría les queremos compartir el nuevo logo de la Misión Caridad sin Fronteras que ha nacido como respuesta a la realidad misionera actual de nuestra Congregación.

DESCARGA DESDE AQUÍ LA CARTA DE INVITACIÓN Y LA PLANILLA PARA INSCRIBIRTE

(¡¡La fecha para inscribirte acaba el 20 de noviembre de 2019!!)

PÁGINA WEB DE LA “CASA DE MISERICORDIA”

(El Porvenir – Bogotá)

EXPERIENCIAS COMPARTIDAS, LAICOS Y HERMANAS: VERANO 2019

CIUDAD BOLÍVAR (BOGOTÁ)

-Del 7 al 14 de julio-

Nuestra misionera Mª Paz Urenda, de Viña del Mar (Chile), nos comparte cómo vivió esta experiencia…

«Ciudad Bolívar… En ese lugar a más de 3.200 metros de altura donde hay una vista hermosa de toda la ciudad, donde las luces en la noche iluminan todo como un gran espectáculo; ahí, en ese lugar, sencillo, de difícil acceso, con precarias condiciones, donde existe la delincuencia y la venta de drogas…. ahí, en ese lugar, vive Cristo, vive de una forma visible, vive en medio de las flores que nacen en medio de mucha basura, vive en los niños que salían a saludarnos y a jugar con nosotros con tanta alegría, vive en la cantidad de gente que se acerca a la misa diaria del Padre Manolo, vive en esas mujeres que nos abrían la puerta y nos invitaban a pasar a sus casitas y en cada abuela que nos abrazaba y trataba con un profundo cariño aun sin conocernos. Esos días de misión compartida, religiosas y laicos, trabajando por un mismo fin, el intercambio cultural de costumbres, palabras… entre las diferentes nacionalidades que se unían por un mismo carisma, por un mismo motivo, conocer y anunciar a Jesucristo y su buena nueva.»

NSORK (GUINEA ECUATORIAL)

-Del 3 al 22 de julio-

Nuestra misionera Cristina Masamunt, de Lleida, nos comparte cómo vivió esta experiencia…

«Llevábamos  las maletas cargadas de material escolar que habíamos conseguido gracias a la colaboración y solidaridad de los alumnos, familias y personal de nuestros colegios. Poca ropa pero mucha, muchísima ilusión y ganas de ayudar en todo lo que se nos pidiera en Guinea. Nos fuimos dispuestos a darlo todo pero convencidos, por lo que nos iban explicando, que recibiríamos mucho más de lo que nosotros ofreceríamos. Durante estas 3 semanas hemos vivido momentos de todo tipo, momentos de mucha alegría, momentos de profunda tristeza, momentos de añoranza… Hemos trabajado mucho, muchísimo, nos hemos quedado sin luz, sin agua corriente… pero no es con esto con lo que nos queremos quedar al recordar lo vivido allí. Por que si de algo estamos seguros los que allí fuimos es que en pocos lugares es tan evidente el rostro de Dios como en África. Él nos envió allí, Él nos pide que vayamos, Él nos recompensa con cada segundo vivido y compartido con nuestros hermanos guineanos. Como dice la canción que escogimos como himno de la Misión “Ven y verás lo que el Señor te tiene preparado.»

VALLE DE SANTIAGO (MÉXICO)

-Del 26 de julio al 15 de agosto-

Nuestra hermana de la comunidad de Valle, Juanita Vázquez, nos comparte cómo vivió esta experiencia…

«Estoy muy agradecida al Señor porque se ha realizado esta misión aquí, en la Colonia que es muy pobre material y espiritualmente, y no conocían nada de Dios. Yo no he participado en cuerpo, pero sí con mi oración y sacrificio. Los jóvenes y religiosas que han participado, de distintos países, por cierto muy entregados, se marchan con el corazón lleno de amor y cariño por todos los niños, jóvenes y adultos. Yo también seguiré con mi oración por todas estas personas tan necesitadas de Dios. Las hermanas que se quedan en la comunidad seguirán evangelizando en esta Colonia y todo lo que sea necesario y verán dónde se necesita echar una mano. Que el Señor, que es bueno y misericordioso, esté siempre a nuestro lado.»

Sagrada Familia de Urgell