Gracias por una comunidad de VIDA entregada en Rubí | Sagrada Familia de Urgell
4833
post-template-default,single,single-post,postid-4833,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Gracias por una comunidad de VIDA entregada en Rubí

 

EUCARISTÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS Y DE DESPEDIDA DE LA COMUNIDAD DE RUBÍ

 

El 31 de agosto de 2019 la comunidad de Rubí, acompañadas por hermanas de la comunidad de l’Hospitalet, Matadepera y Sabadell, así como de un buen grupo de feligreses, celebraron a las 19.30h, la eucaristía de Acción de Gracias y de despedida en la parroquia de “Sant Pere” de la localidad. Fue una celebración sencilla pero emotiva pues no es fácil tener que decir adiós después de casi 50 años de presencia y misión. A continuación compartimos las palabras que nuestra hermana Dionisia Mariuchi, superiora de la comunidad, leyó al final de la celebración:

«El motivo por le cual estamos aquí las hermanas de la Sagrada Familia es para compartir con vosotros esta celebración de acción de gracias. Hace 50 años la presencia de nuestra Congregación en esta ciudad fue para brindar una ayuda en diferentes actividades pastorales. En un principio, las jóvenes que estaban en formación para la vida religiosa colaboraron en ellas; alguna era ofrecer a la escuela parroquial de Rubí una de las plantas de nuestro edificio para llevar a cabo la enseñanza primaria del “Barrio del Pinar” y del comedor escolar. También se participó en la catequesis y asistencia a las familias y, por convenio con el Ayuntamiento, se atendió el parvulario del barrio. Además, se pensó ofrecer nuestra casa como Centro de Espiritualidad acogiendo a grupos escolares, grupos de retiros, encuentros, jornadas de reflexión, etc. En la actualidad, y dadas las circunstancias de edad y número de hermanas, optamos por ceder nuestra casa para que otras personas puedan llevar a cabo alguna labor apostólica en ella. 

Agradecemos de corazón la acogida que hemos recibido siempre. Muchas experiencias compartidas nos han enriquecido como comunidad religiosa, por este motivo, expresamos nuestro agradecimiento a todos vosotros, a Mn. Joaquín y a todos los sacerdotes que nos han estado atendiendo continuamente. El recuerdo de todo lo que hemos vivido lo llevaremos para siempre. Confiamos en vuestra oración por nosotras y por que en un futuro, no muy lejano, puedan venir nuevas vocaciones a nuestra familia religiosa; nosotras, además, nos comprometemos a tenerlos presentes en nuestra oración. ¡Muchas gracias!»

VER MÁS FOTOS DE LA CELEBRACIÓN

 

Mn. Joaquín, párroco de “Sant Pere” de Rubí, también quiso dejar plasmadas en el Boletín Informativo de la parroquia sus palabras de acción de gracias a la comunidad y a la Congregación por estos años de entrega y servicio en Rubí:

«[…] Sin embargo hay un hecho de este inicio de curso que me entristece: las Hermanas de la Sagrada Familia de Urgell se van de Rubí, a causa del envejecimiento de la comunidad y de la falta de vocaciones. Todo esto nos muestra la necesidad de orar por las congregaciones y órdenes religiosas, por sus necesidades y por la misión que realizan en el seno de la Iglesia y del mundo, al mismo tiempo que nos lleva a agradecer todo el tiempo de estancia de las hermanas en Rubí y de su obra realizada entre nosotros. Deseamos que esta ausencia solamente sea temporal, sirva para fortalecer a la Congregación y que de nuevo podamos ver una nueva comunidad de hermanas entre nosotros.»