La Comunidad de Roma nos comparte su actividad pastoral | Sagrada Familia de Urgell
1748
post-template-default,single,single-post,postid-1748,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

La Comunidad de Roma nos comparte su actividad pastoral

 

“La Iglesia es madre de corazón abierto que sabe acoger, recibir, especialmente a quien tiene necesidad de mayor cuidado, que está en mayor dificultad. La Iglesia es la casa de la hospitalidad. Cuánto bien podemos hacer si nos animamos a aprender el lenguaje de la hospitalidad, del acoger. Cuántas heridas, cuánta desesperanza se puede curar en un hogar donde uno se pueda sentir recibido.
Hospitalidad con el hambriento, con el sediento, con el forastero, con el desnudo, con el enfermo, con el preso (cf. Mt 25,34-37) con el leproso, con el paralítico. Hospitalidad con el que no piensa como nosotros, con el que no tiene fe o la ha perdido. Hospitalidad con el perseguido, con el desempleado. Hospitalidad con las culturas diferentes, de las cuales esta tierra es tan rica. Hospitalidad con el pecador.”

 

Homilía Papa Francisco. Paraguay, 12/07/2015

 

COMPROMISOS DE CARIDAD VINCULADOS A LA PASTORAL SOCIAL en su misión de acoger, promover y dignificar.

 

(Proyecto Comunitario comunidad de Roma)

 

Durante el mes de agosto, dentro de la opción de “acoger y hospedar” en la línea de lo que nuestro querido Francisco nos pide a las congregaciones religiosas, de modo particular en Italia y en la línea del XXIV Capítulo General de dar vida y acogerla, las hermanas de la comunidad de Roma han estado compartiendo el techo, la mesa y la hospitalidad con una familia que ha tenido que migrar de su país por motivos económicos. En esta búsqueda de mayor posibilidades en el extranjero fueron engañados por quienes prometieron ofrecerles alojamiento y trabajo con lo cual, quedaron en situación de calle. Esta familia tiene además una niña con una discapacidad importante que necesita atención. Por medio del Consulado de origen han permanecieron 15 días en nuestra comunidad hasta que pudieron acomodarse, con grandes dificultades, en otra casa lo cual nos mantiene comprometidas en ayudarlos, muchas veces, con el transporte. Además de la acogida concreta, los estamos acompañando actualmente en los trámites y en la orientación de ofertas laborales, ya que la limitación del lenguaje es un obstáculo en algunas circunstancias. Dentro de la situación de trabajo precaria y de explotación que el padre de familia está afrontando, que implica estar lejos y apartado de su familia, hemos decidido seguir acogiendo a la madre y a la niña durante algunos días de la semana para que puedan estar cerca de los lugares donde realizan las consultas médicas  y trámites y para que no estén solas en un lugar apartado y peligroso. La pequeña tiene una enfermedad bastante limitante con lo cual estamos ofreciendo toda nuestra disponibilidad para buscar los mejores caminos para la niña. Gracias a unas donaciones que recibimos durante el curso pasado hemos podido finalizar una pequeña habitación al externo de nuestra comunidad lo que nos permite ofrecer en el futuro un espacio personal para esta familia en sus actividades diarias cuando tienen que permanecer con nosotras. Seguimos dando pasos en este tema. La demanda de acogida que golpea nuestra puerta es mucha y variada. Nos hemos convertido en un importante referente de la comunidad de “San Egidio” y de varias familias y asociaciones de nuestro entorno.

 

******

 

Dentro del camino de “hospitar” también durante el mes de julio y agosto, de forma particular, hemos acompañado y acogido durante unos días en nuestra comunidad a la mamá y a la abuela de Emanuel. La familia de este niño, durante dos años, estuvo acogida en la comunidad con todo lo que implica la hospitalidad en sus necesidades: traslados al hospital, la comida compartida, visitas al hospital. La familia del pequeño Emanuel es de Potenza, al sur de Italia, por lo cual la permanencia por tiempo prolongado en Roma es extremadamente costosa, cuando no imposible. En el mes de julio el pequeño Emanuel partió a la Casa del Padre con tan solo 2 años. Pudimos acompañar especialmente a la familia. Fuimos recibidas como parte de su familia, tanto entre los padres y familiares del niño, como en la Parroquia en el momento de la celebración de cuerpo presente en la cual el Párroco agradeció “la caridad de la hospitalidad de las Hermanas de la Sagrada Familia de Urgell que hicieron posible que Emanuel tuviera la atención necesaria y sus padres la tranquilidad de sentirse en una casa”. A partir de las experiencias de acogida a familias con niños enfermos vamos encontrando un camino de “escucha” y “acompañamiento” muy importante en nuestro entorno socio-cultural.

 

******

 

En el mes de septiembre hemos comenzado a participar de la UMOFC, una asociación reconocida por el Vaticano que se involucra en problemas vinculados a la mujer y a la juventud y niñez. Los problemas de trata de personas, violencia y explotación son el detonante más fuerte en nuestro contexto. Estamos a la espera de comenzar un proyecto compartido de “primera acogida de la trata” y de una pastoral carcelaria con mujeres que deben ser deportadas. Pertenecer a una red cristiana de trabajo compartido es una necesidad de nuestro tiempo donde cada uno, desde su carisma, aporta a la construcción de la Dignidad del Ser Humano, tan manipulada y tan alejada de lo que Dios quiere para cada hombre y cada mujer en su desarrollo pleno e integral.

 

******

 

En el mes de noviembre comenzaremos nuevamente con nuestra misión de dar de comer a las personas en situación de calle distribuyendo los días con la comunidad de San Egidio. La situación de personas sin techo es cada vez más crítica y los lugares de acogida cada vez más escasos por estar desbordados de necesidad.

 

******

 

Durante el mes de octubre tendremos una entrevista con la directora del Bambino Gesù, hospital de niños que pertenece al Vaticano, para comenzar una “pastoral de la escucha” que nace de la necesidad de las familias de ser acompañadas en el sufrimiento de las enfermedades de sus hijos, de los tiempos de soledad y la distancia de sus lugares de origen.

 


 

Otras misiones

 

  • La comunidad situada en el corazón de Roma, vinculada a la Iglesia Universal en la Persona del papa Francisco y asumiendo su línea de acción pastoral, también está participando con un proyecto vinculado al estudio teológico-pastoral de la Santidad en América Latina en conjunto con los postuladores generales latinoamericanos presentes en Roma, a algunos obispos de Venezuela y Argentina y algunas personas que iluminan desde la perspectiva teológica latinoamerica, como Fernando Kum (Sacerdote Claretiano) y Carlos Galli (Sacerdote Argentino) y a Silvia Correale, que es en este momento Postuladora General elegida por la Conferencia Episcopal Argentina, que trabaja en la Congregación de los Santos, llevando una gran cantidad de causas, también ayudándonos a caminar con el proceso de canonización de Ana María Janer.

 

  • El curso pasado nos preparamos, mediante el estudio a distancia en el Celam (Conferencia Episcopal Latinoamericana), en “Herramientas para acompañar migrantes”. Fue de mucha utilidad para comprender las variadas situaciones de “migración” que llegan a nosotras y los modos en como accionar.

 

  • La comunidad también está participando en el comedor de San Egidio una vez a la semana.

 

Compartimos el espíritu de caridad que nos une a todas las obras.

Ma. Teresa, Irma y Constanza