Nuestras comunidades celebran la Resurrección del Señor | Sagrada Familia de Urgell
3737
post-template-default,single,single-post,postid-3737,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Nuestras comunidades celebran la Resurrección del Señor

 

El Domingo de Pascua (este año el 21 de abril de 2019), es tradición en nuestra Congregación que las comunidades más cercanas se unan y celebren juntas la gran alegría de la resurrección del Señor; dentro de dicha celebración, y de modo devocional, renuevan su consagración a Él como Hermanas de la Sagrada Familia de Urgell.

Este día varias comunidades lo celebraron juntas:

 

CÓRDOBA – COSQUÍN – VILLA ALLENDE

(Argentina)

 

Las comunidades de Córdoba (Casa de Formación) y Cosquín se unieron a las hermanas de la comunidad de Villa Allende, en ésta comunidad, para celebrar el gran día. La Eucaristía fue en la parroquia de la localidad y la comida fraterna en la comunidad de Villa.

Un día de alegría y fraternidad en clave janeriana.

VER MÁS FOTOS

 

BELLO

(Colombia)

 

Toda la comunidad de Bello también celebró con gran solemnidad este día.

Renovaron los votos en la Eucaristía de las 11:00h de la mañana en su parroquia. Un momento muy sentido por el párroco y por toda la comunidad parroquial que siempre las acompaña con su cercanía, afecto y oración.

 

SEO DE URGELL

(Lleida)

 

Desde la comunidad de La Seu d’Urgell nos comparten cómo vivieron y celebraron este gran día:

«Con la alegría de Cristo Resucitado, nos hemos reunido un año más las comunidades de Santa Coloma (Andorra) y La Seu d’Urgell el día de Lunes de Pascua (22 de abril), el tradicional Día de La Mona, para renovar juntas nuestros votos de castidad, pobreza y obediencia. También nos acompañaron, renovando sus compromisos como Vírgenes Consagradas en nuestro Obispado, Cristina Ribot y Anahí Bionci, más algunos amigos/as y residentes temporales que nos visitan durante la Semana Santa y primeros días de Pascua.

Presidió la eucaristía Mn. Manuel Pal y la concelebró con Mn. Josep Maria Soler. Una eucaristía muy alegre, vivida y participada. Mn. Manuel Pal, en su homilía, subrayó como regalo más preciado la vocación a la vida consagrada, del mismo modo que también la vocación de las Vírgenes Consagradas y todas las vocaciones a la vida cristiana, porque todas se desprenden de haber recibido el bautismo, que implica vivir todo con profundidad y exigencia evangélica, como lo hicieron los Santos y como lo hizo la Beata Ana María Janer, de quien tenemos la suerte de celebrar al lado de sus restos.

Él nos instó a vivir con alegría y esperanza, siendo testimonios, con nuestro servicio desinteresado cerca de los más desfavorecidos e indefensos, ya que todo lo que somos y tenemos ha de ser un servicio de Dios y a los hermanos.

A continuación, nos reunimos alrededor de la mesa del comedor y compartimos una buena comida preparada con mucho cuidado y exquisitez por nuestras cocineras y ayudantes. No faltó ni la “mona” ni el cava que marca el punto tradicional que une y hermana. Hicimos una buena sobremesa y acabamos cantando una “caramella” de nuestro tiempo de Noviciado: “suave se eleva…”

Así vivimos, un año más, este “Lunes del Ángel” como dice el Santo Padre Francisco. Seguramente que la madre Janer también se alegró con nuestra alegría.»

VER EL ÁLBUM COMPLETO