Más actividades de Cuaresma con nuestros mayores | Sagrada Familia de Urgell
3555
post-template-default,single,single-post,postid-3555,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Más actividades de Cuaresma con nuestros mayores

 

«Más actividades de Cuaresma en nuestra residencia de Matadepera»

 

“Reflexionamos sobre nuestra vida”

 

¡Cómo veis, en nuestra residencia de Matadepera no paran! El tiempo de Cuaresma está siendo muy fructífero en actividades para realizar con los residentes.

En esta ocasión una figura importante que han trabajado ha sido la del Papa Francisco.

Como en las actividades anteriores, previamente tenían marcados unos objetivos o prioridades. Para esta actividad eran 5:

  1. Recordar la importancia de la figura del Papa y conocer su mensaje para la Cuaresma 2019.
  2. Evaluar los propósitos que se había marcado cada residente.
  3. Reconducir la propia actitud y comportamiento, a través de la reflexión, para volver al camino de Jesús.
  4. Reflexionar sobre la trayectoria de vida que tiene cada uno y lo importante que es mantener la fe y confiar en Jesús (a través de un cuento).
  5. Fomentar el valor de la humildad.

 

Primeramente se proyectó una presentación en Power Point que recogía la figura del Papa Francisco y su mensaje para la Cuaresma del 2019. A partir de aquí se les explicó quién es él, de dónde es, qué número de Papa es dentro de la historia de la Iglesia… y después se leyó el mensaje que cada año escribe expresamente para este tiempo. Tras esto, se dejó un momento para que cada residente reflexionara y pudiera dar su opinión o aportación al respecto. A continuación se leyeron diversos Decálogos Cuaresmales ¿para qué? Para recordarles los propósitos que se habían marcado para la Cuaresma y así poder valorar si los están llevando a cabo o no. Estos Decálogos se dividían en tres partes y tenían como tema la ceniza, el ayuno y la abstinencia.

La segunda y tercera parte de la actividad consistió en la lectura del cuento “Los tres árboles”. La finalidad de esto era que los residentes pudieran reflexionar sobre su vida, las pruebas que han pasado y valorar hasta dónde y cómo han llegado a hoy. Muchas veces pensamos que Jesús nos pone demasiadas pruebas o que no merecemos tales cosas, pero una vez vividas, se descubre que éstas han sido positivas para nuestra vida. Es cuestión de tiempo a veces, pero la vida es un constante aprendizaje. El cuento recalca también la importancia de ser humilde.

A los residentes les gustó mucho la actividad y la valoraron muy positivamente, sobre todo el cuento. Participaron de forma muy activa, explicando anécdotas de su propia vida y compartiendo sobre los compromisos que se habían marcado para poder continuar de la mano de Dios.

 

“Trabajamos el valor del perdón”

 

Dentro de las actividades programadas para Cuaresma en esta ocasión se centraron en trabajar el valor del perdón. Para ello con esta actividad se pretendía:

  • Recordar el significado del perdón y qué dice la Biblia sobre ello.
  • Recordar algunos pasajes del Evangelio donde se muestra la actitud de Jesús perdonando.
  • Reflexionar sobre la propia historia de vida y la importancia de saber perdonar y de saber pedir perdón.
  • Trasladar el perdón y el buen hacer de Jesús a la vida de cada día.
  • Fomentar el valor del perdón entre los propios residentes.

 

Es una actividad fundamentada en uno de los pilares de la Cuaresma: el PERDÓN. Para ello primero se proyectó una presentación donde se explicó a los residentes qué significa la palabra “perdón” y qué conlleva. Así mismo también se les explicó lo que NO significa y se recordó con ellos la importancia de pedir perdón y de ser perdonado.

Al final se leyó el cuento “El ratón que no sabía perdonar” con la finalidad de poder ayudar a los residentes a reflexionar sobre su vida y, sobre todo, sobre las acciones que realizan diariamente en la Residencia: conviven con otras personas y, como es normal, surgen conflictos; lo sano sería hablarlos, pedirse perdón si han ofendido a la otra persona o bien saber perdonar cuando los ofendidos han sido ellos.