"Misión Caridad Sin Fronteras" en El Porvenir (Colombia) | Sagrada Familia de Urgell
1123
post-template-default,single,single-post,postid-1123,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

“Misión Caridad Sin Fronteras” en El Porvenir (Colombia)

Durante los días 17 al 20 de agosto se llevó a cabo la segunda etapa de la Misión Caridad Sin Fronteras 2018 en el barrio de El Porvenir, en Bogotá (Colombia).

“Con la Sagrada Familia elegimos la vida” ha sido el lema que nos ha convocado… para visitar a las familias de la comunidad, llevando la imagen de la Sagrada Familia que se quedó en una gruta que construimos en la parte baja de nuestro barrio…

El día lunes se cerró la misión con una emotiva eucaristía donde se ha bendecido la gruta de la Sagrada Familia que bendecirá a todo el barrio. En ella han participado muchas personas entre los habitantes del lugar y todos los misioneros.

Damos gracias a Dios por esta nueva experiencia de misión que compartimos misioneros de Bello, Bogotá, México, España y Argentina… ¡Una experiencia de comunión y fraternidad!
¡¡Salimos a dar vida!!

 

 


ALGUNOS TESTIMONIOS:

 

“Me siento muy agradecida de haber participado en esta Misión Caridad sin Fronteras  en la que pude experimentar el carisma de nuestra madre Janer vivo y actuando en nuestra Congregación y en cada uno de los misioneros que pusieron su disponibilidad, alegría y entrega al servicio de los más necesitados. Está bien dicho -sin fronteras- porque cuando se trató de compartir los Dones que Dios nos da y de dar testimonio del nombre cristiano no hubo límites en el corazón ni en la distancia. El encuentro con mis hermanas y el testimonio de cada una me hizo sentir muy animada pues es una experiencia de comunión y de unidad congregacional el saber que hay hermanas de distintos lugares luchando por una misma causa y compartiendo el carisma janeriano. Cada día de misión fue una experiencia de encuentro con Dios, pues en cada familia que abría las puertas a los misioneros era una oportunidad de encontrarse con una realidad en la que el mismo Cristo sufriente se hacía presente y me pedía salir de mí misma para dar. Es admirable la obra que se realiza en el Porvenir porque se les da a las personas la oportunidad de optar por la vida.”

Sandy, junior de México


“Hola yo soy Iraís Reyes, soy mexicana y actualmente estoy viviendo en mi formación religiosa la etapa de Juniorado. Quiero compartir mi experiencia en la pasada “Misión Caridad sin Fronteras” realizada en el barrio del Porvenir en Bogotá, Colombia. Vivir días tan intensos evangélicamente ha sido para mí una experiencia de un montón de sentimientos y emociones juntas que aún estoy asimilando, pero que me ha hecho crecer de manera indudable en muchos aspectos.

Tuve la oportunidad de conocer la realidad de algunas familias que para muchos parecería que pasan por momentos difíciles todos los días, pero a pesar de todo su fe y su confianza en Dios en lugar de disminuir se acrecienta. Oportunidad de compartir días llenos de actividades con niños y adolescentes que se esfuerzan cada día por mantener una sonrisa en su rostro. Y por otra parte conocer, trabajar y compartir la vida con algunos laicos janerianos y parte de mis hermanas de quienes pude reconocer la riqueza y el valor de ser familia y llevar a la vida diaria el carisma de nuestra madre Janer.

Han sido experiencias llenas de Dios que me animan a vivir con profunda gratitud, pero también a cuestionarme: ¿Realmente cuido y valoro todos los dones que el Señor me ha dado y sigue mostrándome con tanto amor? Finalmente pienso que todo esto revitaliza, reanima y fortalece mi opción de vida y mi respuesta que algún día dije a Dios con toda libertad: Sí, sí quiero seguirte.”


“¡Una vez más puedo experimentar y ver en los jóvenes, laicos, niños, cómo el carisma Janeriano anima, empuja y lleva la vida del Evangelio! E impulsa a transmitirlo con gozo, con sencillez, con fraternidad. Veo cómo, con el tiempo, la presencia de una comunidad de hermanas, la Casa de Misericordia (¡una gran bendición!) la MCSF, poco a poco surge aquí, en el Porvenir, una comunidad, veo cómo el Reino se hace presente. ¡Gracias Señor!”

Madre Laura, Superiora General


“Una vez más doy gracias a Dios por poder compartir la vida con los más sencillos, por ser testigo de la alegría de recibir la visita de Dios en sus casas, por ser bendecida por ellos. Siento que he recibido mucho más de lo que he dado. Y también ha significado una experiencia fuerte de compartir como familia janeriana, en la que nos enriquecimos con el aporte de cada uno, laicos, y religiosas, grandes y chicos.”

Madre Lourdes, delegada de la Delgación de Talarn


“Para mí la MCSF ha significado un regalo, un soplo a mi vida, la vida se va conformando de experiencias que nos ayudan a crecer y madurar, a ensanchar el corazón y para mí venir a Colombia me ha tocado el corazón. Compartir con mis hermanas, sentido de familia, convivir con los jóvenes misioneros…. He visto muy vivo el carisma de nuestra Madre. Doy gracias a Dios y a la Congregación por esta experiencia.”

Hna. Blanca Pérez (España)


“Para mí la misión es un reafirmar en el carisma janeriano, es un regalo de Dios permitirme disfrutar y vivir la misión, esta misión me ha ayudado a encontrarme de nuevo con Dios, a sentirme amada por él, me ha dado mucha alegría el compartir con otros, el compartir el carisma con otros me ha llenado el corazón.”

Laura Forero A. (Colombia)


“Para mí esta misión fue algo muy llenador y de mucha entrega, me ha dejado muchas cosas por las que tengo que trabajar y me ha puesto a valorar todo lo que tengo, a mi familia, cosas materiales. Visitar a las familias es la experiencia más bonita que pude vivir, aparte de conocer a los hermanos y misioneritos que desde el principio nos acogieron muy bien. Me voy muy feliz, con mucho positivismo para seguir luchando.”

Ana María Rivas Zapata (alumna del colegio de Bello del 11º curso)


“Esta misión ha significado mucho para mí porque me ha dejado muchas enseñanzas y me ha hecho entender que Dios siempre estará en mi corazón y en mi vida. No importa lo que pase ni la situación en la que esté, también por el trabajo con los misioneros que fueron muy amables y muy caritativos.”

Isabel Delgado (alumna del colegio de Bello del 8º curso)


“Fue como un volver a nacer, porque te hace reflexiona, sentirte bien, hacer amigos, descubrir que nos aprecian, saber que por tan pequeño que seas, puedes hacer cosas muy grandes, esta misión es un momento para compartir con Dios y acercarnos más a los demás.”

Ana María Rodríguez (alumna del colegio de Bello del 10º curso)


“Una vez más la alegría de compartir el mismo carisma en un clima de familia, religiosas y laicos. Las visitas a las familias fue la mejor manera de llevar el evangelio e implicarse en la vida de cada familia y reconocer a Jesús en el hermano.”

Hna. Lizeth (Colombia)


“Esta misión ha sido una experiencia muy distinta para mí y muy buena. Esta misión me ha llenado el corazón de vida, de esperanza y de fe. Me ha ayudado a conocer otra realidad muy distinta a la de España y sobre todo me ha sorprendido que distinta se vive la fe aquí. También me ha ayudado a acercarme a mi misma y veo “que no me voy igual que llegué, la misión me ha hecho bien, me ha cambiado”.

Laura Rodrigo (ex-alumna del colegio de Sabadell, España)


“La MCSF es mucho para mí, porque ha cambiado mi forma de ver las cosas, la realidad de otras personas, me han enseñado un significado más amplio del Amor. Cada persona que participa en la misión deja una enseñanza que no olvidare junto con las personad del barrio el Porvenir.”

Alejandra Echeverry (ex-alumna)


“En esta ocasión quiero resaltar que en cuanto a las visitas a las familias la experiencia fue completamente distinta que en veces anteriores, muchos sentimientos encontrados y personas nuevas que entraron a mi vida y me hicieron reflexionar seriamente de aspectos de mí misma que puedo tanto cambiar como mejorar para el bien de los que me rodean. ¡Gracias por todo!”

Camila Sánchez (ex-alumna)


“Participar de nuevo en la MCSF ha sido una experiencia de vida fraterna, de vida congregacional, de compartir dones y de llenarnos de vida. También ha significado un testimonio de las hermanas que viven cada día esta realidad y de los misioneros que vienen de Bello. Participar de la Misión es llenarse vida y allá donde vamos.”

Hna. Vanessa M. Duria (España)


“Pues esta misión fue muy emotiva muy agradable: visitar familias y poder en las comunidades compartir algo, poder que todos participamos y compartimos algo y es eso hermoso y me llena el corazón de alegría y de emoción.”

Bryan Mendoza (adolescente de la Casa de Misericordia)


“Pues a mí me sirvió de mucho esta misión poder convivir con otras personas que no conocía me pareció muy chévere, aprendí mucho y creo que ellos aprendieron de mí. Conocí más a Dios por medio de esta Misión, y me divertí bailando.”

Johan David Calderón (adolescente de Casa de Misericordia)


“Mi testimonio fue que tenemos otro sueño hecho realidad porque de los misiones aprendemos cosas nuevas y aprender a ser una persona buena sin malos pasos.”

Fabián Pasmiño (adolescente de Casa de Misericordia)