PASTORAL GENERAL | Sagrada Familia de Urgell
849
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-849,ajax_updown,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,mob-menu-slideout-over

EQUIPO DE PASTORAL GENERAL

    1. María Lourdes Romero Caso (Morelia) (Coordina)
      • Pastoral educativa
    2. Ester Castro Urzaiz (Sabadell)
    3. Paula Chumbita (Buenos Aires)
    4. Cecilia Rodríguez Soria (Buenos Aires)
    5. Miguel Salamanca Fernández (Palomeras)
    6. Cristina Zapponi (Aldo Bonzi-Buenos Aires)
      • Pastoral niños, jóvenes y vocacional
    7. Vanessa Duria Monge (Santa Coloma)
    8. Miriam Galán Tirado (Utrera)
    9. Jorge Galeano (Palomeras)
    10. Gloria Cecilia González Piñeros (Viña del Mar)
    11. Ana María Mora Collantes de Terán (Utrera)
    12. Jordi Tolo Pallarés (Sabadell)
    13. Pilar Velázquez Olivares (Las Piedras)
      • Pastoral asistencial
    14. Cecilia Alvarez Herrero (Pola de Lena)
    15. Vanessa Expósito Martínez (Matadepera)
    16. Marcela García Cornejo (Cervera)
    17. Irene Pujol Novau (L’Hospitalet)
    18. Elisa Torres (Las Piedras)

PRIORIDADES Y ACCIONES DEL XXI CAPÍTULO GENERAL

PRIORIDADES

  1. COMUNIDAD APOSTÓLICA

1.1    Responder al llamado de la Iglesia viviendo en proceso continuo de conversión pastoral: comunidades abiertas, samaritanas y en salida.

  • Ser comunidades encarnadas en la realidad. Rehacer a la persona por el humanismo del amor, comprometidas con los derechos humanos.
  • Dar impulso al servicio de caridad con los más necesitados haciendo opción preferencial por los más pobres.
  • Recuperar la pastoral asistencial, propia de nuestro Instituto desde sus orígenes, de forma efectiva.
  • Potenciar la misión compartida.
  • Buscar nuevos cauces de vida como expresión de la riqueza del Carisma.

ACCIONES

  1. COMUNIDAD APOSTÓLICA
    • Revisar y actualizar el Proyecto Pastoral General donde las líneas, opciones y prioridades estén en consonancia con el llamado de la Iglesia.
    • Conformar un equipo, a nivel general, constituido por religiosas y laicos que animen la implementación del Proyecto pastoral en todos los ámbitos; promueva experiencias misioneras e intercambios de hermanas y laicos en proyectos específicos.
    • Hacer de nuestras comunidades y obras “Casas de Misericordia” en las que se atiendan las realidades más urgentes de nuestros niños, jóvenes y ancianos (adicciones, violencia, falta de sentido, soledad, minusvaloración de la vida u otros).
    • Aplicar nuevos recursos y metodología en la pastoral juvenil y vocacional.
PROYECTO GENERAL DE PASTORAL

Como Iglesia hemos recibido una invitación, y como Janerianos, un carisma.

 

El mandato del Señor de ir a anunciar el evangelio a todas las naciones, y las necesidades que afectan a la dignidad de la persona humana, nos reclaman una respuesta. Todos somos invitados a aceptar esta misión: salir de la propia comodidad y atrevernos a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio.

Hemos recibido un tesoro que no podemos quedarnos exclusivamente para nosotros: el carisma de Ana María Janer es un regalo que Dios nos hace para compartir y enriquecer a nuestros hermanos. Estamos llamados a transformar al hombre y al mundo desde la caridad hecha servicio.

La Iglesia, a quien la Madre Janer amó más que a su propia vida, hoy nos invita a renovarnos interiormente para dar vida, para compartir con otros la vida que hemos recibido en abundancia.

“Nuestra misión ha de ser una respuesta a las circunstancias concretas, en las que se manifiesta lo que la voluntad divina nos pide en cada momento. (…) El carisma de Ana María Janer nos compromete a encarnarnos en la realidad donde vivimos, a trabajar en ella por la justicia y la promoción de los más necesitados.”

Junto a toda la Iglesia soñamos con una conversión pastoral que reforme las estructuras para que se vuelvan más misioneras, y coloque a los agentes pastorales en constante actitud de salida, favoreciendo así la respuesta positiva de todos aquellos a quienes Jesús convoca a su amistad.

Por eso es necesario que pongamos los medios para avanzar en el camino de esta conversión pastoral y misionera, que no puede dejar las cosas como están sino que debe transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la auto-preservación.

Desde este llamado de la Iglesia y en respuesta a los signos de los tiempos, es necesario que nuestras comunidades apostólicas se conviertan en una casa para muchos, una madre para todos, y haga posible desde sus acciones cotidianas el nacimiento de un mundo nuevo.

“Nuestro modo de proceder pretende reflejar las entrañas de misericordia de Dios encarnado en este mundo. Es el humanismo del amor que a todo trance trata de rescatar a cualquier ser humano de las situaciones de infortunio y desvalimiento en que pueda hallarse, respetando su dignidad. Por medio de este humanismo, que el Espíritu infundió en Ana María de modo significativo, ella se dedicó de manera incansable a rehacer la persona humana por el amor, partiendo de su situación más elemental.”

El XXIV Capítulo General propuso como una de las acciones para el período 2018-2022 revisar y actualizar el Proyecto Pastoral General en el cual las líneas, opciones y prioridades estén en consonancia con este llamado de la Iglesia.

Con este Proyecto queremos:

  • orientar las acciones de cada comunidad apostólica en una misma línea;
  • hacer presente la cercanía de Dios entre los hombres por el ejercicio de la caridad acogedora y sin distinciones;
  • reproducir la audacia, la creatividad y la santidad de vida de Ana María Janer como respuesta a los signos de los tiempos.

Para este trabajo nos alienta el Resucitado, quien nos dice, con una potencia que nos llena de inmensa confianza y de firmísima esperanza: «Yo hago nuevas todas las cosas» (Ap 21,5).

OBJETIVO

Escuchar y responder al llamado de la Iglesia a la conversión pastoral y misionera y según el modelo de la Beata Ana María Janer, para hacer presente la cercanía de Dios entre los hombres por el ejercicio de la caridad.

LÍNEAS PASTORALES
  • Queremos ser comunidades en las que Jesucristo y su Evangelio sean el principio y el centro de nuestra vocación apostólica y misionera.
  • Queremos ser comunidades en las que la pastoral sea el eje de todo y de todos, donde se viva y transmita el carisma de la Beata Ana María Janer.
  • Queremos ser comunidades abiertas, samaritanas y en salida que respondan al llamado de la Iglesia a vivir en continuo proceso de conversión
  • Queremos ser comunidades donde el rehacer a la persona por el humanismo del amor sea el fundamento de nuestra acción pastoral y la respuesta a las necesidades concretas que nos presenta el mundo de hoy.
  • Queremos ser comunidades que den impulso al servicio de caridad con los más necesitados, haciendo opción preferencial por los más pobres, yendo a las periferias geográficas y existenciales.

 

  • Queremos ser comunidades que asuman la diversidad como un don, buscando nuevos cauces de vida desde una misión
ÁMBITOS PASTORALES

PASTORAL ASISTENCIAL

PASTORAL EDUCATIVA

PASTORAL DE NIÑOS Y JÓVENES

Sagrada Familia de Urgell