RENOVADOS POR TU SOPLO DE VIDA | Sagrada Familia de Urgell
7050
post-template-default,single,single-post,postid-7050,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,mob-menu-slideout-over

RENOVADOS POR TU SOPLO DE VIDA

 

Compartimos la vida, construimos la vida. Esta está siendo la invitación de nuestra madre General y de las consejeras para todos los que transitamos la senda Janeriana.
Partiendo del lema, el pasado sábado día 30 de mayo se llevaba a cabo una vigilia-encuentro de oración, bajo el título de “Renovados por tu soplo de vida“. No era algo casual sino que detrás de este acto ya había otros encuentros y mucha preparación.

Todo comenzó como respuesta para no dejar de acompañar a los jóvenes de la pastoral juvenil del colegio Ana María Janer de Bello, Colombia, durante este tiempo de pandemia.

En un principio, junto con los animadores juveniles, propusieron la “Pascua Joven virtual”, pero, como algunos jóvenes de otros lugares del mundo pidieron poder vivirla con ellos, se abrió la invitación a quienes quisieran hacerlo. Así se dieron cita miércoles, jueves y viernes de aquella semana. Posteriormente se convocó otro encuentro para el lunes de Pascua y poder vivir un ágape pascual Janeriano. Fueron días de mucho compartir, orar y crecer juntos como janerianos unidos desde las circunstancias adversas que vive nuestro mundo.
El lunes de Pascua al terminar (nadie se quería ir, se despedían, pero nadie se iba). Surgió por parte de Madre Gloria Cecilia la idea de invitarlos a volver a encontrarse pasado un mes. Se sugiere e invita a que sean los jóvenes y los que ya han participado los que preparen dicho encuentro de oración. Esto hizo eco en dos chicas de Barcelona, Laura y Nuria, y así, ellas contactaron y les dieron la noticia de que ya tenían preparado el encuentro para fin de mes. A esta cita llegaron muchos más, incluyendo nuestras jóvenes formandas de Argentina y México y varias religiosas y laicos de diferentes comunidades. Bella experiencia que motivó a seguir juntos por este medio que nos acerca y nos reanima en el camino.
Estas citas fraguan unión que les lleva y nos lleva a todos al encuentro en Pentecostés. Agradecidas al Gobierno General que les dio alas para seguir volando y les brindó su apoyo y ánimo en esta tarea, nació el guión de la vigilia: “Renovados por tu Soplo de Vida”. Se pusieron manos a la obra. Se trabajó en la alegría de saber y poder contar con tantas religiosas y laicos que estuvieron con generosidad y algunos sin saber cómo hacerlo, se motivaron a entregar su don para que otros disfrutáramos este encuentro.
Así nació este Pentecostés… y este nuevo aire de vida a través de los medios que se nos van presentando en este tiempo y a través de los cuales podemos crecer y hace tanto bien.

Coordinado por M. Gloria Cecilia y animadores janerianos de Bello pero también con la colaboración de religiosas y jóvenes laicos de Paraguay, Argentina, Chile, Colombia, México y España. Reúne a más de un centenar personas . Y cabe destacar de él la meditación de los dones del Espíritu Santo y el trabajo realizado por madre Sabrina desde Casa de Misericordia de Bogotá con los jóvenes en proceso de recuperación de adicciones. El resultado fue una obra de teatro espectacular que en este enlace también compartimos: “no estamos solos, Él nos da vida“.

Realmente el poder reunirse una parte de la familia janeriana no tiene precio, qué inmensa alegría y deseos de estar juntos, de que no se acabe.
Por este motivo, y para compartir la vida se decide que cada fin de mes, se haga un encuentro con un tema sencillo, que no dure más de una hora. Ese será el motivo para volver a reencontrarnos pese a tener distintos horarios y circunstancias…el ser Janeriano nos une. Nos une Ana María Janer.

Desde la organización, Madre Gloria Cecilia y animadores janerianos de Bello (Colombia) agradecen a todos los participantes, religiosas y laicos, que animaron en sus comunidades y obras para llegar a esta cita.

MÁS FOTOGRAFÍAS

 



Sagrada Familia de Urgell