SAN LORENZO: CONSTRUYENDO Y COMPARTIENDO VIDA | Sagrada Familia de Urgell
6664
post-template-default,single,single-post,postid-6664,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode_grid_1200,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive,mob-menu-slideout-over

SAN LORENZO: CONSTRUYENDO Y COMPARTIENDO VIDA

 

Durante los días 3 y 4 de febrero tuvo en la casa de las Hermanas Siervas del Espíritu Santo, en la ciudad de San Lorenzo (Paraguay) un retiro-encuentro docente y personal de nuestra familia janeriana allí.

La propuesta consistió en una experiencia espiritual de encuentro consigo mismo, con los demás y con Dios y la reflexión sobre la propia vocación.
Así, siguiendo el camino que nos hemos propuesto para este cuatrienio: “Optamos por la vida”, se  adentran en la propuesta para este año: CONSTRUIR Y COMPARTIR LA VIDA. Poniendo todo el empeño en construirla sobre la roca firme que es Cristo.
Se contó con la participación de Andrés Villalba quien abordo esta temática con un panorama bíblico sobre la persona de Jesús.  A partir del Evangelio de Mateo 7, 24-27: La parábola de la casa sobre la roca,  se profundizó en  temas tales: ¿Cómo estoy construyendo mi vida? o ¿Cómo quiero construir la comunidad? Se abordó combinando distintos espacios de oración personal y comunitaria de intercambio ayudados de las herramientas de comunicación.
El esparcimiento y el compartir de manera sencilla y fraternal la vida, hicieron posible el clima de familia janeriana durante todo el retiro.
Cada uno de los participantes recibió la Exhortación del Papa Francisco: “Christus Vivit” para reflexionar con diferentes frases. Se abordó la temática de “la juventud, característica de un corazón disponible y abierto”, culminando la celebración de la Eucaristía.

MÁS FOTOS

Además de estas imágenes nos llegan algunos testimonios:

“Me llamo Néstor Mussi T. (Ayudante de clases prácticas y logística) Viví momentos de profunda reflexión, un encuentro conmigo mismo, un encuentro con Dios, un encuentro de renovación espiritual, de renovación en la fe y con nuevas fuerzas para continuar con este desafío del 2020 en el Instituto Sagrada Familia, para poder así cumplir mi labor, fortalecido y creyendo que todo lo que yo pueda brindar a la Institución, será lo mejor, por eso es que vine muy contento y muy agradecido a Dios por que tuvimos un momento de reflexión, un momento de paz y un sano encuentro con los compañeros de trabajo. Sobre todo se reflejó la unidad y el amor entre compañeros de trabajo. Agradezco al equipo de pastoral y al equipo directivo por brindarnos un espacio de encuentro espiritual. Muchas gracias”

Lucas Ramírez, Profesor. Coordinación pedagógica: “ Fue una experiencia personal única para mí. En este caso lo que yo puedo manifestar es que fue muy significativa esta experiencia en el sentido de encontrarnos con aquellas cosas que nosotros pasamos por alto o no nos podemos a reflexionar. Esta fue una hermosa oportunidad de encontrarme conmigo mismo y también de compartir con los compañeros y compañeras. Así también entre las tantas actividades que tuvimos para mí lo más significativo fueron los momentos de edificar sobre arena o sobre piedra, el encuentro que tuvimos con el Espíritu Santo y también la visita a las distintas “casas”. Este retiro me ha llenado de energía por un lado y la parte espiritual también, como para poder realizar las tareas de este año siempre pensando en nuestra misión y teniendo en cuenta el norte que nos infunde Ana María Janer”.

Otro testimonio es el de Zunilda Acosta Fernández. Secretaria de nivel primaria: “Me ayudó a ver ciertas cosas que debo corregir en mi vida como compañera de trabajo: el de edificar mi casa sobre una Roca y con la parábola de escribir las cosas malas que pasaron sobre la arena como para poder olvidar todo lo malo que llego a pasar y lo bueno siempre conservar” Durante los años que llevo trabajando en el colegio, siempre lo vi como una familia más, en verdad, siempre lo vi como una familia más. No puedo decir que haya tenido malos momentos pero si ciertos malos entendidos… creo que en eso está la clave, en olvidar y tener por encima de todo el compañerismo, esa unión como compañeros, entender y ponerse en el lugar del otro, para mí fue eso, entenderse y olvidar siempre lo malo, porque siempre va a prevalecer lo bueno; toda la vida”

Francisca Arrúa. Profesora de segundo ciclo de primaria, nos decía:  “La enseñanza que me dejo es: procurar de contemplar a los demás con la mirada de Jesús”

 



Sagrada Familia de Urgell