Y sigue la maratón misionera... en Valle de Santiago | Sagrada Familia de Urgell
3096
post-template-default,single,single-post,postid-3096,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Y sigue la maratón misionera… en Valle de Santiago

 

Del 15 al 28 de febrero de 2019 nuestras hermanas de la Casa de Formación de Morelia (México) continuaron con su maratón misionera, esta vez en Valle de Santiago (Guanajuato, México).

Aquí nos comparten su experiencia:

 

«Llegamos el día 15 de febrero. Las hermanas Mónica Muchini y Pabla Barúa, miembros de la nueva comunidad de Valle, y las hermanas  Lourdes, Romina, Sandy e Iraís, acompañadas de la joven Guadalupe Cruz.

Apenas llegamos y nos ubicamos comenzamos con las tareas de ordenar, organizar y limpiar la casa, que por haber estado cerrada más de un año, nos exigió arreglar varias cosas. Dedicamos los primeros días de misión a esta tarea. Ese mismo día, después de la misa de 7 p.m. nos reunimos con el Párroco, padre Omar, para conversar con él sobre la realidad de la parroquia, compartir pareceres y las actividades de estos días de misión. El padre se mostró feliz por nuestra presencia, muy entusiasmado y con muchas propuestas pastorales para la nueva comunidad. También nos reunimos con los laicos más comprometidos de la “Casa Misión” para conocer su parecer respecto a la realidad, a las necesidades de la zona… y recibir sugerencias de su parte. Recorrimos la zona para reconocer lugares y características del entorno socio-geográfico.

El domingo 17 de febrero abrimos las puertas de la “Casa Misión” para la acogida de los ancianitos de Valle y acompañamos a los agentes de Pastoral Social de la Parroquia que les habían preparado un abundante desayuno. Aprovechamos la oportunidad para compartir e intercambiar puntos de vista con los agentes de pastoral social y algunos jóvenes que se acercaron a colaborar. Esta actividad se sostuvo durante el año 2018 con la colaboración de la Casa de Formación de Morelia.

El miércoles día 20 convocamos a los niños. Se acercaron muchos junto con sus mamás así que trabajamos paralelamente. Todos estaban felices de que las hermanas volviéramos a Valle. A partir de esta experiencia, en los siguientes encuentros con ellos, se continuó convocando a sus madres y espontáneamente surgió un espacio para ellas con el deseo que el mismo se prolongue durante el año.

Al día siguiente, acompañadas por una laica comprometida de la Casa Misión, comenzamos con el visiteo casa por casa, que fue para nosotras lo central de la misión. Fue una experiencia muy fuerte de acogida, como si viniéramos a traerles seguridad y paz… ya que la realidad de Valle de estos últimos tiempos ha sido de mucha violencia y muertes. Más de una vez nos expresaron que era una bendición que volviéramos y que tanto las familias como los niños nos necesitaban. Fue un espacio que, en muchas ocasiones, nos permitió compartir experiencias de vida, de fe, dolores y sufrimientos, preocupaciones y necesidades que intentamos acoger en nuestro corazón y llevar a la oración.

El sábado 23 hicimos una Radio Abierta en el jardín, frente a la parroquia. Se acercaron muchos niños y mamás y también algunos jóvenes. Fue un espacio de canto, baile y de compartir la Buena Noticia de Jesús… También, como no podía faltar, comentamos a toda la comunidad que las hermanas de la Sagrada Familia de Urgell volvíamos a Valle. Se percibió un ambiente de alegría y fiesta.

Los días 23 y 24 realizamos un encuentro juvenil con algunas adolescentes de Valle con el deseo de ayudarlas a reflexionar sobre su proyecto de vida.

Una y otra vez pudimos constatar la felicidad de la gente por nuestra presencia…

Damos gracias a Dios por esta acogida, por estos días de misión que nos han permitido preparar el camino para la nueva comunidad, para que continúe su misión de anunciar la alegría del Evangelio en medio de tanta oscuridad.»

VER ÁLBUM DE FOTOS COMPLETO